Publicado el Deja un comentario

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

No hay una fórmula exacta ni un esquema a seguir para combatir el cáncer. Como en cualquier aspecto de nuestra vida, cada práctica tiene una influencia sobre nuestro cuerpo diferente a la de otras personas. Lo que debemos es buscar esos hábitos, costumbres… que nos den la posibilidad de sentirnos mejor con nosotras mismas. Buscar y explorar hasta dar con la tecla que incremente nuestro bienestar.

En este post queremos detallar una serie de hábitos para que introduzcas en tu día a día con la seguridad de que te harán bastante más bien que mal. Son costumbres muy fáciles de implantar en nuestro día a día, nada costosas, que tienen un fundamento científico claro: pueden prevenir la aparición del cáncer.

Come sano y variado

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

Seguramente, nada nuevo que no sepas ya. Te lo habrá dicho tu médico, tus amigos y tu familia: es necesario comer bien para estar fuerte y sano. Puede parecer una frase muy manida que se nos inculca por costumbre desde que somos niños, pero es completamente cierta. Según el Instituto Catalán de Oncología, las personas que consumen más frutas presentan unos índices de mortalidad hasta un 30% más bajos que las que no la consumen con frecuencia.

De cualquier manera, debemos consumir un mínimo de 5 raciones de fruta cada día y apostar por los productos integrales y ecológicos, no procesados. Puedes complementar esta alimentación con infusiones como las que tenemos en nuestra tienda.

El ejercicio es importantísimo

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

Por supuesto, hacer ejercicio físico libera toxinas contraproducentes para nuestro cuerpo y es un factor que previene algunos tipos de cánceres en especial, como el de colon, uno de los que más tasa de incidencia está presentando en los últimos años. Con 30 minutos diarios en los que aparquemos todas las demás tareas y salgamos a hacer ejercicio es suficiente para dar a nuestro cuerpo la dosis de ejercicio que necesita. Si quieres hacer ejercicio de manera más cómoda, puedes probar con la moda deportiva de Onconatura.

Sé precavida, haz pruebas de detección precoz

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

La mejor manera de prevenir el cáncer es ir dos pasos por delante de él. En cualquier enfermedad, el mejor modo de reaccionar es una detección temprana que nos permita atajarla a tiempo y hacer una vida perfectamente normal. Para ello, es muy importante hacernos pruebas periódicas para comprobar que nuestro cuerpo está sano.

Por ejemplo, es crucial que, si somos mujeres, hagamos las pertinentes mamografías anuales entre los 50 y los 69 años con el fin de prevenir el cáncer de mama. Además, como os decíamos antes, el cáncer de colon crece en incidencia de manera constante. Hacer pruebas de sangre oculta en las heces nos ayudará también a estar alerta.

No tomes demasiado el sol

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

Sí, todas y todos queremos lucir el mejor bronceado, y para eso hay que pasar muchas horas bajo el sol. Pero no podemos perder la cabeza cuando queremos tirarnos en la playa o en la piscina a absorber sus rayos. Debemos limitar nuestra exposición a un máximo de 2 horas y hacerlo con una crema protectora de alta calidad y grado de protección, que realmente cuide nuestra piel del sol. Especialmente hay que tener en cuenta este consejo en los últimos años, ya que el deterioro de la capa de ozono está provocando una mayor peligrosidad de los rayos UVA.

Cuida tu peso

5 hábitos fáciles para prevenir el cáncer

¿Sabías que la obesidad no solo es mala a nivel cardiovascular? El exceso de peso también nos puede repercutir en otros aspectos de nuestra salud. Los tejidos adiposos son productores de ciertas hormonas que pueden favorecer la formación y desarrollo de células cancerígenas de rápida expansión. Tan importante es comer sano como cuidar nuestra línea, hacer dietas ricas en nutrientes pero que al mismo tiempo no nos hagan engordar. Y una vez alcanzado ese peso que tanto buscábamos, ¡mantenernos! Porque los constantes vaivenes en nuestra figura también pueden ser un factor de riesgo cuando hablamos de cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *